domingo, junio 16

Recurren a la venta de patasca y helados para recaudar fondos y lograr revocatorio de Jhonny Fernández

Los activistas que promueven el revocatorio del alcalde cruceño buscan conseguir 30.000 bolivianos para cubrir los costos de impresión de los libros y dar inicio a la recolección de firmas.

Con la venta de patasca y ‘picolés’, activistas que impulsan el proceso revocatorio al alcalde de Santa Cruz de la Sierra, Jhonny Fernández, recaudan fondos para financiar la iniciativa.

Rafael Hurtado, uno de los activistas, explicó que al principio no tenían recursos, pero los ciudadanos comenzaron a colaborar con pequeñas sumas de dinero. Luego, organizaron una venta de patasca el domingo pasado, donde recaudaron 3.587 bolivianos.

Un grupo de jóvenes activistas impulsa el revocatorio al alcalde
La patasca se ofreció en el Cambódromo de Santa Cruz.

«Ayer (miércoles) un amigo me donó heladitos, heladitos Pato Roca, de allá de Montero. Entonces, nos llegaron esos heladitos y aprovechamos de ir a venderlos antes que se derritan. Con eso logramos recolectar una buena sumita que no deja de aportar, todo suma», dijo Hurtado.

Con los fondos recaudados, los activistas lograron pagar la primera mitad de los 5.000 libros que se necesitan para el proceso revocatorio. Los libros, que cuestan 30.000 bolivianos, serán impresos por una imprenta cruceña.

«Los libros van a estar listos aproximadamente en 10 días. Aparte de los 30.000 bolivianos para los 5.000 libros, necesitamos un notario. Estamos charlando con notarios a ver si alguien nos puede ayudar», señaló Hurtado.

«Ayer (miércoles) un amigo me donó heladitos, heladitos Pato Roca, de allá de Montero. Entonces, nos llegaron esos heladitos y aprovechamos de ir a venderlos antes que se derritan. Con eso logramos recolectar una buena sumita que no deja de aportar, todo suma», dijo Hurtado.

Con los fondos recaudados, los activistas lograron pagar la primera mitad de los 5.000 libros que se necesitan para el proceso revocatorio. Los libros, que cuestan 30.000 bolivianos, serán impresos por una imprenta cruceña.

«Los libros van a estar listos aproximadamente en 10 días. Aparte de los 30.000 bolivianos para los 5.000 libros, necesitamos un notario. Estamos charlando con notarios a ver si alguien nos puede ayudar», señaló Hurtado.

Vía: El Deber