sábado, mayo 18

Ministra de Salud desmiente a la Gobernación: «Las 13 muertes no fueron por humareda, sino por golpe de calor»

Algunas personas fallecieron mientras trabajaban al aire libre, mientras que otras cuando consumían bebidas alcohólicas

La ministra de Salud, María Renée Castro, desmintió este lunes la información previamente difundida por la Gobernación de Santa Cruz sobre la causa de muerte de 10 personas en la región. 

Contrario a las versiones anteriores que señalaban a la humareda como responsable, Castro reveló que las investigaciones médicas indican que todas las víctimas, que ascienden a 13, fallecieron por golpe de calor, debido a las altas temperaturas registradas en los últimos días en el departamento cruceño.

Según los datos recabados de las historias clínicas, la ministra detalló que varias de las personas afectadas tenían enfermedades de base. Algunas estaban trabajando al aire libre durante el aumento de las temperaturas, mientras que otras se encontraban en estado etílico o acababan de consumir bebidas alcohólicas. En muchos casos, los familiares rechazaron la transferencia a hospitales de mayor complejidad.

Las principales condiciones médicas identificadas fueron diabetes mellitus, alcoholismo con niveles de intoxicación no especificada, hipertensión arterial, estatus convulsivo y síndrome febril, característico de los golpes de calor. 

“Por lo que todas estas personas, de acuerdo a cómo nosotros hemos hecho la relevación de los datos, han fallecido lamentablemente por el golpe de calor, por no poder, no haber tenido la oportunidad de tener otras condiciones, de cuidado con su salud y con su vida. Algunos sorprendidos justamente en estado etílico y han tenido que entrar en su mayoría, en la gran cantidad de los casos, son prácticamente al 100%, en una deshidratación grave, moderada a grave. Esa es la razón del fallecimiento de estas personas”, sostuvo Castro.

El domingo, el secretario de Salud de la Gobernación, Edil Toledo, había confirmado que 10 personas fallecieron en Roboré en los últimos días debido a alteraciones respiratorias por la contaminación proveniente de los incendios forestales que afectan a la región.

Según el reporte médico que mostró Toledo, durante la semana donde fallecieron las 10 personas en Roboré, el municipio registró 40 °C, bajo una sensación térmica que llegó a los 46°C, que derivó en una gran afluencia de pobladores que acudieron de emergencia al centro médico por el choque de calor.

«De todas maneras, como nosotros somos un Ministerio altamente responsable, estamos instruyendo que se inicie con la auditoría además de estos diferentes casos para poder esclarecer la información que ha sido vertiendo a los diferentes medios de comunicación», dijo la ministra.

Castro también explicó que los golpes de calor no se dan únicamente en lugares donde hay incendios, sino cuando hay una variación de temperatura por fuera de lo normal.

«Cuando tenemos estos focos de calor, los golpes de calor son bastante comunes, por lo que hay ciertas recomendaciones que tiene que seguir la población», dijo la ministra.

Entre las recomendaciones, Castro destacó la importancia de evitar estar en lugares debajo del sol, mantenerse hidratados y evitar el consumo de bebidas alcohólicas.

También recomendó a las personas con enfermedades respiratorias o cardiovasculares crónicas, que se mantengan con los medicamentos listos para poder tenerlos a mano en caso de presentar síntomas asociados con sus enfermedades de base.

Vía: El Deber