domingo, marzo 3

Lío por droga acaba en crimen; enterraron el cuerpo en desagüe del río Rocha y confesaron todo

La Policía logró aprehender a un boliviano y a un extranjero, quienes finalmente dieron detalles del siniestro asesinato.

La Policía Boliviana logró aprehender a dos personas, una de nacionalidad boliviana y otra venezolana, acusadas de asesinar a Mauricio F.T., de 29 años, y luego enterrarlo en el río Rocha, debajo del puente Antezana.

Esa fue la información brindada por el comandante departamental de la entidad verde olivo, Jorge René Ríos.

Se conoce que todo comenzó con una pelea que se desató a raíz de que la víctima supuestamente robara y consumiera sustancias controladas que le pertenecían a sus dos victimarios, identificados como inhaladores de clefa.  

La Policía pudo dar con el cuerpo sin vida de Mauricio, tras que su tío denunciara su desaparición y la enamorada de la víctima, Florencia R.E., indicara que este fue agredido por dos hombres hasta quedar sin vida.

CUERPO ENTERRADO

Tras la denuncia, los efectivos de la EPI Central, PAC, BERSA y Bomberos se desplazaron a la zona junto a un equipo de canes. Presentes en la escena del crimen, procedieron a rastrillar la zona para encontrar el cuerpo de Mauricio.

Allí, la Policía logró aprehender a Mauricio A.S.A., de 29 años; y, a José L.M.S, de 26. Asimismo, dieron con el cadáver de Mauricio, enterrado a una profundidad de 50 centímetros al interior de un desagüe del río.

CONFESIÓN

Durante las entrevistas policiales, ambos confesaron que agredieron a Mauricio y detallaron que lo amarraron de pies y manos y lo ataron a un árbol, desde las 14:00 hasta la noche.

Luego, fue José L.M.S, uno de los ahora detenidos, quien contactó a la enamorada de la víctima, de nacionalidad argentina, y le informó que Mauricio falleció y lo enterraron por la noche, para no ser identificados, dentro de un desagüe del río Rocha.

Preliminarmente, se conoce que los arrestados tenían un vínculo con el fallecido. Entretanto, se aguardan los resultados de la autopsia médico legal.

Vía: Opinión