martes, mayo 21

Fiscalía allana vivienda del coronel Terán y le abre un tercer proceso por el millón de dólares

Terán cumple detención preventiva en la cárcel de Palmasola, luego de que la Fiscalía lo acusó de colaborar en el reclamo del millón de dólares

Este viernes, la Policía y Fiscalía allanaron la vivienda del coronel Erick Yerko Terán Mendoza, secuestraron documentos y precintaron vehículos por la investigación que se realiza por el millón de dólares que fue robado por tres policías de Tránsito, el 12 de enero.

El fiscal Alberto Zeballlos estuvo a cargo de esta intervención y junto a los efectivos de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) se trasladaron desde la capital cruceña hasta el municipio de Quillacollo, en Cochabamba, donde está el inmueble allanado.

Los agentes precintaron dos motorizados que estaban en la vivienda del exjefe policial y secuestraron documento del interior en busca de información que tenga relación con el millón de dólares que fue retirado de un banco de Chile y que el 12 de enero fue robado por tres efectivos de tránsito cuando hacían un control rutinario.

El coronel Terán está detenido en la cárcel de Palmasola desde 26 de enero, por los supuestos delitos de usurpación de funciones y uso indebido de influencias, puesto que fue acusado de intermediar en el reclamo del alta suma de dinero.

Sin embargo, el allanamiento realizado este viernes es por el segundo proceso iniciado a Terán, en donde se lo investiga por el presunto delito de concusión por su supuesta vinculación los propietarios del millón de dólares.

Ahora, la Fiscalía está ampliando la investigación contra el exjefe policial por el presunto delito de legitimación de ganancias ilícitas, por lo que ahora se busca conocer la procedencia de sus bienes. Fue por esta razón que se precintaron dos motorizados.

Participación de Terán

El robo del millón de dólares se registró el 12 de enero, en la avenida Cristo Redentor y sexto anillo y, un día después, Erick Yerko Terán acompañó al abogado Óscar Hebert Gutiérrez Yupt hasta las oficinas de la Dirección Departamental de Tránsito, del tercer anillo de la capital cruceña, a reclamar la devolución de la suma de dinero.

En esa reunión también participaron el hijo y el sobrino de Oscar Hebert Gutiérrez, quienes eran las personas que se transportaban en la vagoneta Lexus blanca, con placa 4806-KYA, con el millón de dólares. Además, estaba el abogado defensor de Gutiérrez, Richard Pardo.

Lo que cuestionan la Fiscalía y la Policía es que Terán cumplía sus funciones de Policía en el departamento Cochabamba y que, pese a ello, apareció en Santa Cruz para ayudar a Gutiérrez a reclamar la gran suma de dinero, sin siquiera presentar una denuncia ante la Fiscalía, y solo con un memorial firmado por el abogado Pardo.

“Debemos aclarar una cosa: el coronel Terán es un funcionario policial, que pertenece a otra jurisdicción. Lo que tenemos que preguntarnos es ¿qué hacía en Santa Cruz? También tenemos que preguntarnos si pidió permiso o no para abandonar la jurisdicción de Cochabamba y llegar al departamento de Santa Cruz. ¿Él ‘funciona’ como abogado o es funcionario policial, que debe pedir permiso y cumplir requisitos para abandonar su jurisdicción?», cuestionó Erik Holguín, comandante departamental de la Policía.

El 19 de enero, el coronel Erick Yerko Terán brindó una conferencia de prensa en Cochabamba para rechazar las acusaciones en su contra y explicar que había viajado a Santa Cruz para ver a su padre, cuando recibió una llamada de un número desconocido que resultó ser Óscar Hebert Gutiérrez, quien le pidió ayuda para investigar su caso, porque -supuestamente- no le querían recibir una denuncia por el robo millonario.

«Yo le dije que fuéramos a denunciar, no le dije que quería ir a pedir la plata, porque tampoco le creía; creí que era algo fantasioso, pero él me dijo que ya había ido a denunciar. Entonces, como policía le dije: ‘¿De dónde viene esa plata?’, y él me dijo que era cambista», señaló Terán.

Por este caso también ya están detenidos en Palmasola los policías José Ch. C., de 23 años; Ramiro C. F., 38 años; Ángel G., de 23 años, quienes fueron imputados por el delito de concusión. Además del abogado Óscar Hebert Gutiérrez Yupt, que fue sindicado de legitimación de ganancias ilícitas porque reclamó la alta suma de dinero.

Vía: El Deber