domingo, marzo 3

En el Día del Acullico, Bolivia reivindica las cualidades y beneficios de la hoja de coca, y consolida su industrialización

En el “Día Nacional del Acullico”, el presidente Luis Arce reivindicó las cualidades y beneficios de la hoja sagrada de coca, un producto milenario que acompaña la cultura y tradiciones de los pueblos originarios del país.

Destacó que el Gobierno nacional encara su industrialización, en coordinación con los productores de La Paz y Cochabamba, para darle valor agregado y que sea reconocida a nivel internacional.

“Hoy recordamos un año más el Día Nacional de Acullico, una prioridad nacional y decretada por el Gobierno. Nosotros no nos estamos quedando con los brazos cruzados, hemos iniciado una campaña internacional para desclasificar a la hoja de coca de la lista de estupefacientes, estamos seguros que vamos a tener éxito, porque sabemos de las bondades y cualidades que tiene, y sus virtudes para la salud”, destacó en un acto masivo de reivindicación de la hoja sagrada.

Una vez desclasificada la hoja de coca podrá pasar las fronteras e irse a otros continentes de manera industrializada, apuntó.

Arce destacó que los bolivianos de forma diaria utilizan la hoja de coca, porque se ha convertido en un producto importante en las reuniones de las organizaciones y familias, debido a las importantes propiedades que tiene.

“Ha sido impresionante el crecimiento del acullico, antes había muchos departamentos donde se rehusaban al acullico y solo se restringía a aquellos lugares tradicionales. Hoy, la hoja de coca está presente en todos los rincones del país, siempre encontramos a alguien vendiendo coca, en el trabajo del campo, sea en el oriente y occidente, no puede faltar la hoja de coca, no solo se consume en la mina, su consumo es general en los cuatro puntos cardinales del país”, ponderó.

Debido a las propiedades y cualidades que tiene la hoja de coca, el gobierno del presidente Arce encara la construcción de la planta procesadora de coca en Sacaba, Cochabamba.

A la fecha, la obra tiene un 83% de avance físico y se proyecta que entre en operaciones este año.

“Con la industria estamos apuntado no solo a lo medicinal, sino a la producción de dentífricos y alimentos con base en la hoja de coca”, explicó Arce.

Informó que, en los Yungas de La Paz, región que tiene una producción de coca muy apetecida, se inició con la etapa de preinversión para la planta industrializadora de coca.

Esta planta procesará 1.500 toneladas al año de coca, producirá productos medicinales, de cosmética y alimentos.

“También se producirán infusiones, energizantes, bebidas carbonatas con marca de los Yungas. Ambas plantas tendrán áreas de investigación para revalorizar más las propiedades y bondades de la coca”, destacó el jefe de Estado.

Apuntó que la meta es exportar la hoja sagrada, pero primero se debe lograr su desclasificación de la lista ante la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas (CND), organismo encargado de la regulación y control internacional de drogas, para que pueda recorrer fronteras.