domingo, junio 16

Droga, dinero y muerte: ‘Fito’, ‘El Salvaje’ y el poder de 2 mafiosos que puso de cabeza a Ecuador

El aumento de poder por parte de las bandas criminales, producto del auge del narcotráfico, las disputas territoriales y un claro rechazo a la figura de Noboa han propiciado el escenario de un caos en Ecuador que vive desde el fin de semana un estado de alarma y de excepción. La síntesis del problema es el poder disputado entre las asociaciones delictivas y el Estado.

Si bien la escalada de violencia en Ecuador data de un cúmulo de gestiones en los que las bandas criminales se han fortalecido en todo el país, la fuga de Adolfo Macías, alias “Fito”, y de Fabricio Colón Pico, alias “El Salvaje”, han llevado a ese país a una declaratoria de guerra entre las fuerzas del orden y al menos 22 organizaciones delictivas.

La pregunta es: ¿cómo dos líderes mafiosos cambiaron el orden público de un país?

Existen varias aristas que datan desde inicios del siglo. La irrupción de grupos narcotraficantes como el Cartel de Sinaloa y el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), la corrupción en filas policiales y del Ejercito y la ausencia de políticas públicas realmente efectivas en tema de seguridad han llevado a que grupos como Los Choneros, del cual «Fito» es líder, Los Lobos, del cual «El Salvaje» es líder, los Lagartos o los Tiguerones desafíen al presidente ecuatoriano Daniel Noboa en una disputa por el poder del país.

¿QUIÉNES SON ‘FITO’ Y ‘EL SALVAJE’?

Adolfo Macías, alias ‘Fito’, es la cabeza de la banda Los Choneros, uno de los grupos mas peligrosos y temidos de Ecuador.

Los Choneros surgieron en la década de los años 90 en Chone, ciudad de la costera provincia de Manabí, y progresivamente fueron ganando poder en las rutas del narcotráfico, particularmente en el tránsito de la cocaína procedente de Colombia hacia Centroamérica o Norteamérica, según informes de la Policía de dicho país.

‘Fito’ nació el 18 de noviembre de 1979 en la ciudad de Manta. Tras una niñez y adolescencia complicadas, asumió el liderazgo de Los Choneros luego del asesinato de Jorge Luis Zambrano, alias»Rasquiña», el 28 de diciembre de 2020. En tal fecha, el jefe criminal fue acribillado en la cafetería de un centro comercial a plena luz del día, seis meses después de haber salido de prisión.

«Fito» tuvo un vaivén dentro de las cárceles mas importantes de Ecuador. Se fugó de La Roca, fue aprehendido y encerrado a los pocos meses y la historia se repitió en bucle para el antisocial durante todo el siglo.

Adolfo Macías, alias "Fito", líder de Los Choneros (EJÉRCITO DE ECUADOR)
Adolfo Macías, alias «Fito», líder de Los Choneros (EJÉRCITO DE ECUADOR)

Macías terminó dominando las cárceles donde se encontraba. Según declaraciones de presos, citados por Infobae, «Fito» realizaba fiestas, invitaba a prostitutas, coimeaba policías y quien se negaba, al menos de parte de efectivos del orden, era amenazado junto a sus familias en las calles, “no tenían otra opción que ceder, (él) tenía mucho poder”, indicó el preso.

De esta forma se explica cómo «Fito» logró con facilidad escapar de prisión el pasado fin de semana. De hecho, la Justicia tiene en la mira a dos guardias carceleros presuntamente involucrados con la fuga del criminal.

Por su parte, Fabricio Colón Pico, alias «El Salvaje», formó parte de diversos hechos delictivos vinculados a su organización, Los Lobos, la banda que ahora domina. El hecho más representativo fue la amenaza a la jueza Diana Salazar, quien también acusó al grupo de formar parte del asesinato de Fernando Villavicencio.

Salazar sentenció y afectó económicamente a algunos de los criminales mas poderosos de Ecuador en los últimos años, sin embargo, la jueza indicó el año pasado que su vida estaba bajo la lupa de algunas agrupaciones delictivas, entre ellas, Los Lobos, y sobre la cual mencionó un nombre en concreto: Fabricio Colón Pico.

Fabricio Colón Pico, alias “Capitán Pico” y cabecilla de la banda de Los Lobos. CNN
Fabricio Colón Pico, alias “Capitán Pico” y cabecilla de la banda de Los Lobos. CNN

Fabricio Colón Pico tiene 44 años y un historial delictivo de casi 30 años. Sus primeras detenciones datan de la década de los 90, cuando lo sindicaron por robos en los ejes viales del país usando ropa policial, según detalla el portal Primicias de Ecuador.

La organización de Colón Pico, Los Lobos, lleva una guerra territorial con el resto de bandas, sobre todo contra Los Choneros, es así que cuando «Fito», líder criminal, escapó de prisión el pasado fin de semana, «El Salvaje» y los suyos acusaron al Gobierno de tener una afinidad con la otra agrupación delictiva por lo que organizaron una serie de motines, saqueos y ataques en la ciudad, en donde, producto del caos, Colón Pico logró escapar y, al igual que Adolfo Macías, se encuentra prófugo.

El escape de ambos criminales ha alterado en las células de las organizaciones criminales que aprovecharon el caos desatado en las cárceles, donde se reportan asesinatos y toma de rehenes a policías, para atentar contra la sociedad ecuatoriana ¿El objetivo? Demostrar que tienen el poder y el control del país.

DROGA, DINERO Y PODER

Ecuador ha pasado a ser uno de los núcleos de almacenamiento, procesamiento y distribución de droga en los últimos años.

Producto de este fenómeno, las más de 20 agrupaciones delictivas de magnitud se han fortalecido económicamente y militarmente.

Estas bandas, que tienen en las cárceles sus principales centros de mando y operaciones, están vinculadas a los grandes carteles de la droga de México y Colombia.

Algunas de las más conocidas son los Choneros, los Lobos, los Lagartos o los Tiguerones, y protagonizan episodios de extrema violencia, ya sea en conflictos internos o contra el gobierno, las instituciones o la sociedad en Ecuador.

Recordemos que, en agosto de 2023, el candidato presidencial Fernando Villavicencio fue asesinado por sicarios a sueldo, un crimen que aún pertenece en la incognita, pero que tiene consigo un mensaje para el sector político, el poder.

“Este y otros crímenes son para ponerle condiciones al poder político y demostrar que, desde hace algún tiempo, en buena medida, las bandas son quienes tienen el control en el país”, le explica a BBC Mundo el analista político ecuatoriano Andrés Chiriboga.

La declaratoria de guerra de Noboa contra estos grupos no hace otra cosa que generar un efecto rebote en dichos grupos.

Lejos de generar una solución, el politólogo intuyó que los criminales dirán: “un ratito, no le tememos, acá el poder lo manejamos nosotros y te lo vamos a demostrar”.

Producto de aquello se han registrado cientos de atentados en Ecuador, se han reportado al menos 10 fallecidos en las últimas horas, se ha denunciado el asesinato de policías y un hecho que dio la vuelta al mundo: se asaltó un canal de televisión en vivo.

CÁRTELES Y NARCOTRÁFICO

Informes de Inteligencia norteamericana calcularon que en 2019 un tercio de la cocaína de Colombia pasa por Ecuador antes de dirigirse a Norteamérica y Europa.

Debido a la importante cantidad de estupefacientes que son almacenados y procesados en Ecuador, las bandas más peligrosas del mundo, como los cárteles mexicanos como Sinaloa y Jalisco, han comenzado a tener vínculos con los grupos ecuatorianos en vías de mayor coordinación y facilidad para efectuar sus ilícitos.

Los grupos criminales ecuatorianos tradicionalmente operan de manera fragmentada, actuando fundamentalmente como subcontratistas de organizaciones criminales extranjeras, según define el portal especializado InsightCrime.

Gracias a la desarticulación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) el negocio de la droga ha virado a su vecino próximo y los grupos ecuatorianos dedicados al crimen han capitalizado al máximo la oportunidad de entrar en el juego.

Luego del anuncio de Noboa declarando el estado de excepción, las fuerzas de seguridad intervinieron diferentes penales en el país. EPA
Luego del anuncio de Noboa declarando el estado de excepción, las fuerzas de seguridad intervinieron diferentes penales en el país. EPA

Así, la participación de múltiples organizaciones criminales de diversos países crea una especie de disputa territorial y un aumento de la violencia en Ecuador, según los expertos.

Entre esas organizaciones también destacan dos carteles mexicanos: el de Sinaloa, que se cree empezó a operar en Ecuador aproximadamente en 2003 con el envío de emisarios y un perfil bajo, y el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Los Choneros han cooperado históricamente con el cartel de Sinaloa, mientras los Lobos, los Lagartos y los Tiguerones se han aliado con el CJNG.

Vía: Opinión