domingo, junio 16

Dolor, impotencia y llanto en el último adiós a Ruminia, Marco y sus 2 niñas

Gran cantidad de familiares, amigos y cercanos acompañaron a la familia en la ceremonia de entierro, en el Cementerio General. Los cuatro perdieron la vida producto de un turbión en el río Chaquimayu.

Los cuatro integrantes de la familia Morales Apaza descansan en paz. Sus restos ya fueron depositados en su última morada, el Cementerio General de Cochabamba, en medio del llanto y el dolor de sus seres queridos, amigos cercanos y la consternación de los cochabambinos.

Flores, sentidas palabras y fotografías acompañaron el entierro de Marco Antonio Morales (padre), Ruminia Apaza Copa (madre) y sus hijas, Rubí Flores Apaza (12) y Dunia Flores Apaza (8), quienes perdieron la vida el 29 de enero, producto de un turbión que los arrastró en el río Chaquimayu.

Más temprano, los familiares y amigos de la familia participaron de la misa de cuerpo presente, en la sede de la OTB El Portal, ubicada en la zona de Sivingani, al sur de la ciudad, escenario donde velaron sus restos.

Algunos de los familiares se vieron impedidos de llegar a Cochabamba debido a los bloqueos reportados en el país.

Ayer, el alcalde Manfred Reyes Villa asistió a su velorio y lamentó el fallecimiento de la familia que fue arrastrada por el turbión.

“Expreso mis más sentidas condolencias y apoyo a la familia doliente. Oramos para que la paz y el consuelo del Señor acompañen y fortalezcan a la familia”, señaló el Burgomaestre.

Debido a que la familia es de escasos recursos, la Alcaldía donó los féretros y un espacio en el Cementerio General de Cochabamba destinado a su sepultura.

RECUERDOS

Los familiares recordaron a Ruminia por su voz y su ternura. La joven madre de 31 años solía cantar en la plaza 14 de Septiembre en compañía de sus hijas, quienes la asistían en todo momento.  

Por su parte, Marco Antonio Morales, quien se ganaba la vida como guardia de seguridad, es recordado como un hombre trabajador, además de un buen y amoroso padre.

La familia, amante de los animales, deja a cinco perros y una gata preñada que ahora buscan un hogar.

Vía: Opinión