sábado, mayo 18

CEUB a estudiantes, sobre ‘U ilegal’: ‘No se dejen engañar con ofertas fantasiosas’

El Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana recomendó a los interesados en estudiar en la denominada UNAAZ, de Quillacollo, que “no se dejen engañar”.

Luego de que el 4 de marzo pasado, la observada Universidad Nacional Adela Zamudio (UNAAZ) inaugurara las labores educativas correspondientes a la gestión académica 2024, el Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB) recomendó a los estudiantes “no dejarse engañar”.

Aquel 4 de marzo, B.P., el hombre identificado como “rector” y “fundador” de la UNAAZ pidió a los inscritos que pasarían clases en las canchas deportivas públicas “sacrificio” durante estos dos meses, tiempo en el cual se someterán a una nivelación académica.

Apuntó, también, que estos meses son importantes debido a que en este período de tiempo “tienen que lograr su legalidad”. Así, con pizarras acrílicas donadas por los padres de familia y “aulas garantizadas” para las carreras de Medicina, Enfermería y Bioquímica, 3 de las 14 ofertadas, la universidad arrancó labores educativas.  

POSTURA DEL CEUB

Con miras a conocer la postura del organismo central que coordina y programa los fines y funciones del Sistema de la Universidad Boliviana respecto al arranque del año académico en la denominada universidad instalada en el municipio de Quillacollo, OPINIÓN envió un cuestionario al ente, el cual fue respondido el pasado 25 de marzo.

En él, el CEUB dejó que claro que “la supuesta” universidad “no está legalmente establecida” en el Ministerio de Educación, que es la instancia que otorga licencias para funcionar como institución de educación superior, ni tampoco forma parte del Sistema de la Universidad Boliviana.

“En ese sentido, recomendamos a los jóvenes estudiantes no dejarse engañar por ofertas de educación fantasiosas de personas inescrupulosas que solo buscan generar ganancias ilícitas a costa de falsas expectativas”, reza un fragmento de la postura de la CEUB. 

ESTAFA

El CEUB catalogó de “completamente ilegal” el inicio de labores educativas y alertó que de ser así, la institución observada “está incurriendo en el delito de estafa con agravación de víctimas múltiples”, delito que es sancionado por el artículo 335 del Código Penal.

Dicho artículo, referido al delito de estafa, especifica que quienes incurran en esta falta serán sancionados con una pena de uno a cinco años de reclusión.

“El que con la intención de obtener para sí o un tercero un beneficio económico indebido, mediante engaños o artificios provoque o fortalezca error en otro que motive la realización de un acto de disposición patrimonial en perjuicio del sujeto en error o de un tercero, será sancionado con reclusión de uno a cinco años y con multa de sesenta a doscientos días de multa, de sesenta a doscientos días”, reza el artículo 335 del Código Penal de Bolivia.

SOLICITUD NO CONSIDERADA

Consultado respecto a cómo quedó la solicitud presentada por B. P., para obtener el certificado de nacimiento de la universidad cuestionada, el CEUB, detalló que la nota fue presentada el 7 de enero de 2024. Sin embargo, “no ha sido considerada” debido a que no contaría con documentación de respaldo.

Entre esta documentación de respaldo se encuentra el acta de creación y de constitución de la instancia observada, además de su ubicación geográfica, al igual que el nombramiento de B.P. como rector transitorio, entre algunos requerimientos.

Estos datos serían vitales para realizar la solicitud ante el Congreso Nacional de Universidades, en cumplimiento al estatuto orgánico del Sistema de la Universidad Boliviana.

Vía: Opinión