martes, mayo 21

Brigada de Santa Cruz tropieza otra vez en elección de su directiva y ven boicot

El presidente de esta instancia, Richard Ribera, indicó que faltaron parlamentarios para completar el quórum, tanto en la directiva como en el pleno

La Brigada Parlamentaria cruceña por segunda vez pospuso la elección de su directiva para lo que será la gestión 2023/2024. En esta oportunidad no se completó el quórum requerido, tanto en la directiva como en el pleno, para instalar la sesión.

“Considerando que en la testera hay ausencia del vicepresidente, primer secretario y segunda secretaria, y también que la lista de asistencia solamente se verifica la presencia de 23 parlamentarios, y para tener el quórum reglamentario se necesitan 33, se hace inviable instalar la sesión ordinaria en la Brigada Parlamentaria para elegir a la directiva 2023/2024”, dijo Richard Ribera, diputado de Creemos y presidente de esta instancia.

El resto de la directiva la conforman el diputado Samuel Mamani del Movimiento Al Socialismo (MAS) en vicepresidencia, el diputado disidente Tito Caero de Creemos en la primera secretaría y la diputada María José Salazar de Comunidad Ciudadana (CC) en la segunda secretaría.

El titular de la Brigada recordó que durante la segunda quincena de enero se realizó la convocatoria para la elección de esta directiva, prevista en primera instancia para el 5 de febrero, pero debido a que fueron convocados 32 parlamentarios para que sesionen en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) “era inviable” que se pueda haber desarrollado una elección de directiva porque se tenía convocados al 50% de los 64 parlamentarios, entre titulares y suplentes, que conforman la brigada cruceña, y es por eso que el día 27 de febrero se saca una segunda convocatoria con fecha para el 18 de marzo.

“Respetamos la posición que puedan tener todas las bancadas, pero es necesario que se entienda que durante todo el periodo legislativo que atravesamos en la presidencia hemos tenido este tipo de boicots”, denunció Ribera y agregó que en los 255 días hábiles que tuvo para trabajar en la brigada tuvieron 320 reuniones con sectores y acciones parlamentarias.

Sin fecha para una nueva convocatoria, Ribera anunció que volverá a convocar a la directiva y a los jefes de bancadas de las tres fuerzas políticas para definir un nuevo día y horario para elegir a la directiva de la Brigada Parlamentaria.

Además de la ausencia de tres de los cuatro integrantes de la directiva, también fue notoria la ausencia de los parlamentarios del MAS y la de los diputados disidentes de Creemos, afines a Unidad Cívica Solidaridad (UCS).

La diputada Ninoska Morales del MAS manifestó que no se asistió porque no había las garantías para la seguridad de los parlamentarios del partido azul y recordó los enfrentamientos ocurridos en años anteriores.

Por su parte, los diputados disidentes de Creemos, Tito Caero y Omar Rueda, señalaron que no asistieron a la sesión porque “la convocatoria no fue consensuada” y aseguraron que apoyarán la candidatura de la senadora Paola Fernández.

Falta de quórum

En un contacto con EL DEBER, la diputada Salazar indicó que la razón de su ausencia fue “por motivos de salud”, pero ella se encontraba medicada a cinco minutos del edificio de la Brigada Parlamentaria haciendo un seguimiento de lo que ocurría y, de haber sido necesario, hubiese estado presente. También recordó que con al menos tres miembros de la directiva se puede instalar la misma.

“Todos estos días que han pasado, yo he instado a mis colegas de las diferentes fuerzas políticas que estén presentes (en la sesión). Anoche (domingo) salió un rumor de que la estrategia del MAS era no asistir a la elección”, dijo Salazar y agregó que en la tarde del lunes dejó su respaldo a su ausencia en la sesión.  

En el documento, Salazar también solicitó “convocar a una nueva elección de manera urgente, y concertar con los demás miembros de la directiva para que exista el quórum correspondiente”, dice parte del último párrafo.

Por otro lado, Salazar indicó que en todo el año de gestión de Ribera no se pudo sesionar por falta de quórum. “Él convocaba a sesiones para tratar diferentes proyectos de ley para el departamento. Nosotros siempre asistimos, incluso algunos colegas del MAS, pero los colegas del ala camachista de Creemos nunca asistieron porque tuvieron la intención de boicotear las sesiones del presidente de la Brigada”, aseguró Salazar y recordó que esta instancia al tener rango de Comisión Mixta puede tratar cualquier proyecto de ley y disminuir el trámite correspondiente en La Paz.

La diputada también lamentó el estado actual en el que se encuentra el edificio de la Brigada Parlamentaria, con los aires acondicionados botando agua y el deterioro en el entretecho de uno de los pasillos de la infraestructura.

“Si bien se pudieron solucionar algunas cosas, en noviembre se inició una nueva gestión por lo que no tenemos presupuesto ni para la limpieza convirtiendo a ese edificio en un urinario público y dormitorio de malvivientes. Lamentablemente no podemos seguir en esas condiciones y por ello es importante que se convoque a elecciones”, concluyó Salazar.

Luego de intentar instalar la sesión, las diputadas Verónica Aguilera y Laura Rojas, ambas de Creemos, de manera separada manifestaron sus intenciones de ser candidatas a la presidencia de la Brigada Parlamentaria.

Aguilera aseguró que cuenta con el respaldo de 16 parlamentarios de Creemos, mientras que Rojas indicó que el presentarse a esta elección “es un ejercicio democrático” y si se quiere pueden presentarse más parlamentarios de esta fuerza política “porque al final va haber un consenso y dialogo que es lo que Santa Cruz está esperando”.